jueves, 11 de mayo de 2017

FUNDAMENTOS IDEOLÓGICOS Y SOCIALES DEL RÉGIMEN FRANQUISTA

Tomado de wikipedia


La ideología del bando nacional durante la Guerra Civil va a venir determinado por los grupos que apoyan el Alzamiento en julio de 1936 (posteriormente llamados familias), que se veían perjudicados con la llegada al poder de las izquierdas, fundamentalmente. Fueron, por tanto, las oligarquías que dominaron económica e ideológicamente antes de 1931. 

La derecha moderada que representaba la CEDA durante la República, se va a orientar hacia los grupos católicos, mientras que los más radicales van a acercarse hacia la Falange. De esta forma podemos decir que la ideología del régimen va a ser nacional, católica y de derechas con clara tendencia al fascismo. . Era, ante todo, la Antirrepública (Tussell), pues se entendía este periodo como una verdadera crisis moral (Molinero)

También se van a mantener formas de organización social, política y económica procedentes de la dictadura de Primo de Rivera. Un fuerte nacionalismo de lo español (sólo imperialista en la demagogia de los discursos) que lleva a apellidar todas las instituciones como Nacional, y que pasa a hablar de la rica diversidad de las regiones de España, en oposición al concepto de nacionalidades.


La burguesía media que había sido en la que se habían basado los partidos políticos de la República, va a optar entre el silencio y la adscripción a los grupos dominantes (la ausente mayoría según Aranguren), mientras que el proletariado se verá obligado al silencio o la asociación en organizaciones clandestinas que evolucionarán desde el Maquis a los movimientos estudiantes, obreros o nacionalistas a partir de los años 50. 

Tomado de wikipedia

Sin embargo, dentro del propio franquismo, supuestamente homogeneizado ya durante la guerra en el decreto de Unificación de Partidos en la FET (Serraño Súñer, 1937), existían varias familias o grupos ideológicos o gremiales que intentaron hacer valer sus posturas ideológicas. Esta división, en vez de fracturar el régimen, lo potenció aún más, dada la habilidad del propio Franco para oponer y contrarrestar a los distintos grupos entre sí, quedando el dictador como único e indiscutible árbitro de la situación (Ellwood)

Acabada la guerra los monárquicos van perdiendo fuerza poco a poco y van integrándose en las organizaciones católicas. Su presión hará que Franco termine por definir el régimen de excepción surgido del la guerra como un Reino en donde Franco se autotitula regente perpetuo (Ley de Sucesión del 47, que coincide con las conversaciones con D. Juan, reafirmada por la de Principios de Movimiento de 1958)


La iglesia será otro de sus grandes puntales, iniciada ya su colaboración durante la propia guerra (Carta del Episcopado de 1937 que declara la guerra civil como nueva cruzada) y consolidada con el Fuero del Trabajo del 45, que declara a España como un Estado confesional. En sus manos quedará la educación y la moralidad pública (incluida dentro de ésta una parte muy importante de la censura). En el plano político durante los primeros años del franquismo destacará la Asociación Católica Nacional de Propagandistas (ACNP), de cuyas filas saldrán no pocos ministros y altos cargos de la administración del Estado. Podemos destacar a Alberto Martín Artajo, ministro de exteriores entre 1945 y 1957, protagonista del Concordato con la Santa Sede y el Acuerdo hispano-norteamericano de 1953

Otros grupos serán las congregaciones como los jesuitas y el Opus Dei,(fundado por Escribá de Balaguer) que van cobrando fuerza poco a poco y van a ser fundamentales los segundos durante los años sesenta. Desde la entrada de Ullastres y Navarro Rubio en el gobierno de 1957, la influencia de la Obra ha ido aumentando para ser abrumadora en la estabilización y el desarrollismo, contando con personalidades como López Rodó y López Bravo. Ellos serán los responsables de la introducción de la tecnocracia en el gobierno, incluyendo los planes de desarrollo.

La jerarquía de la Iglesia Católica, sin embargo sufrirá un progresivo alejamiento en la década de los sesenta, sobre todo a raíz del Concilio Vaticano II, acabando en una clara confrontación en los años finales del régimen con problemas como los del obispo Añoveros, que estuvo a punto de ser desterrado a causa de una homilía.

Yugo y las flechas, símbolo de la Falange
Tomado de wikipedia

La Falange Española, que se había unido desde el primer momento al bando nacional será manipulada y convertida en gran partido único (FET y de las JONS, 1937), ya durante la propia Guerra Civil. Su ideología fascista será primero aprovechada para conseguir el apoyo de Alemania e Italia, y desde 1942, con la salida de Serrano Suñer del gobierno, irán perdiendo la ideología para convertirse en la caja de resonancia de las decisiones de Franco una forma de captación de masas, propaganda que se unía a la represión, (MOLINERO) que reutilizará muchas de sus formas asociativas en su propio beneficio (Sindicatos Verticales, Frente de Juventudes, Auxilio Social, Sección Femenina, SEU…) Desde la unión de todos los partidos en el Movimiento, se fue perdiendo todo el carácter reformista y revolucionario.

La muerte de Primo de Rivera y la exclusión de líderes como Dionisio Ridruejo o Serrano Súñer van a convertir la Falange una institución dócil puesta al servicio del Estado que generará el recurrente lamento de la revolución frustrada entre los camisas viejas. En ella tendrá el franquismo uno de los viveros donde reclutar los políticos para la administración, así en los sesenta y setenta dará importantes ministros como Fraga, Fernández Miranda y Arias Navarro, y jóvenes promesas como Adolfo Suárez.
Tomado de wikipedia

El ejército, del que había venido su llegada al poder, representará la defensa de los valores institucionales, con una escasa presencia en acontecimientos verdaderamente bélicos. Será, por tanto, responsable de la conservación de orden público y ejemplo moral de los nuevos comportamientos sociales. De su seno saldrá gran parte de las figuras políticas (Valera, Carrero Blanco…), siendo uno de los principales contrapesos de la Falange, aunque sin el peso que luego tendrá en los regímenes sudamericanos


No hay comentarios:

Publicar un comentario